Tratamiento Terapéutico

Éste es el más divertido de todos, pero con mucho. Me lo paso genial. Mi tratamiento terapéutico se basa en jugar y entrenar cada día, para mantener una buena musculatura que alivie el trabajo de las articulaciones. Lo mejor son los días de pantano, tanta agua para beber y nadar a la vez, y es que no me da la vida para todo...

Por otro lado, he de entrenar cada día para mantener unos movimientos lo más limpios posibles (levantar las patas lo que pueda al caminar, para evitar hacerme daño, mantener posiciones con las patas poco abiertas (que de vez en cuando cada una va por libre), etc. Es un juego que llevamos haciendo toda la vida. 

Trabajo con picas, conos, bases móviles y otras trastadas que me pone mi dueño, pero lo compensa porque me va dando trocitos de comida. 

También nos vamos mucho al monte, para trabajar la compensación diferencial de cada una de mis 4 patas a la vez, y ahí estamos, que si para arriba, que si para abajo, que si mira un níscalo, pues también hay moras, descansemos...

Por último, pero no menos importante, también me pone juegos de los de pensar, con lo cansado que es, que ya hay que ser mala gente. Dice que es para no se qué de la reserva cognitiva, pero yo creo que lo hace para fastidiar, ya que pone comida de la rica en cacharros y tengo que arreglármelas para llegar a ella. Malicia pura.