Epilepsia Idiopática, en racimo

Mi querida enemiga, la epilepsia, apareció como de la nada, un domingo de otoño, cuando yo tenía 2 primaveras. A media mañana me empecé a encontrar realmente mal, muy mareado. Vomité y a continuación me caí. Cuando recuperé mi conciencia perruna, estaba en el hospital veterinario. Epilepsia, lo llaman.

Lo malo es que la clase que padezco es un tipo de epilepsia que se da en racimo. Eso quiere decir que no tengo únicamente un ataque epiléptico, sino que cuando empieza puedo tener uno detrás de otro, sin apenas parar.

Hay medicación específica para la epilepsia y su contención, si bien tampoco tiene cura. En mi caso, dicha medicación mantiene a raya los racimos (casi siempre), pero siempre tendré alguna crisis epiléptica de vez en cuando cada cierto tiempo. Los especialistas afirman que padecer crisis cada determinado tiempo es común en la mayoría de perros con ésta afección (y en humanos también), y que aún así puedo llevar una buena calidad de vida.

Si no sabes lo que es la epilepsia en perros, te he preparado un artículo que puedes leer AQUÍ